Un tiempo le bastó

El Sportivo Luqueño arrancó su participación en la Copa Sudamericana con una victoria en casa ante el Deportivo Cuenca. Los goles los consiguió en la primera etapa por intermedio de Armoa y Bareiro. En el segundo el equipo cuidó el resultado.

Con un Feliciano Cáceres colmado, el auriazul recibió al Cuenca por la primera ronda de la Sudamericana en búsqueda de avanzar a la siguiente fase de la copa.

El local comenzó teniendo el balón y presionando cada vez que lo perdía. Con un Dos Santos muy adelantado como valuarte y los hombres de los costados bien activos. La superioridad de Luqueño le permitió llegar con peligro al arco de Brian Heras González y ya a los 20′ abrir el marcador de pelota parada.

El central debutante Rubén Monges, bajó de cabeza el balón para Armoa y el joven con pierna derecha disparó a gol y desató la alegría en las graderías locales. Minutos después Luqueño volvió a meter miedo a los ecuatorianos cuando Dos Santos envió un pase al fondo para Aquilino Giménez, picó el lateral y metió el centro que Leguizamón falló al intentar conectar de taco.

A los 35’ nuevamente el experimentado 10 fue participe de una jugada de peligro, que esta vez si terminó en gol. Dos Santos presionó alto, le rebotó el esférico y el “Zorro” quedó solo frente al golero para, con frialdad, acomodar el tiro al palo izquierdo. Luego del tanto Luqueño, desgastado por la presión inicial, cedió el balón al rival, que no tuvo muchas ideas en ofensiva hasta el final del primer tiempo.

Ya en la segunda etapa, Deportivo Cuenca se animó a más y, pese a no tener mucha precisión, se aproximó con riesgo al arco de Medina. A los 57’, el conjunto ecuatoriano llegó por el costado izquierdo y luego de un buen centro casi consiguió el descuento. Luqueño no reaccionó y de dedicó a cuidar el resultado, donde se destacó Rubén Monges despejando cada uno de los enviós rivales.

La revancha será en Ecuador el 7 de marzo a las 17:30 (hora paraguaya) en el estadio Alejandro Serrano. El cuadro auriazul parte con ventaja aunque no puede confiarse y tendrá además a la altura como rival.

Fuente: Abc Color

Deja un comentario