Proyectan penalizar el secuestro de hijos por padres que son separados

Un ciudadano alemán se encuentra a la cabeza de un proyecto que pretende castigar penalmente un hecho característico de las parejas que terminan mal: el secuestro del hijo por uno de sus progenitores. André Spallek, radicado en el país, expresó su preocupación por la falta de una ley que regule el secuestro parental.

Es muy reiterativo que tras una ruptura en la pareja, uno de los padres no deja a la ex pareja ver a su hijo o evita la comunicación con él. Peor aún, se lo lleva a otro país por venganza o resentimiento, antes de que se dicte sentencia judicial.

El secuestro parental –aunque esta figura no está contemplada en nuestra legislación– es un tipo de retención, donde un menor de edad es separado y sin consentimiento de su vivienda por uno de los padres.

En lugar de secuestro, en nuestro país el Código de la Niñez y la Adolescencia, en su artículo 94, habla del arrebato del hijo, el cual se soluciona pidiendo al juez la restitución del mismo por medio del juicio de trámite.

Spallek contó que vivió en carne propia el secuestro de su hijo, a quien lo recuperó tras una dura batalla burocrática. Luego de esta experiencia, se encuentra trabajando con un grupo de abogados. Con la acción se garantizaría el interés superior del niño, de tener contacto con sus padres en caso de conflictos maritales.

Según Spallek, el problema tiene muchos entuertos: “Los juzgados que disponen de muchos casos tampoco ayudan a los abogados que de mala fe logran alargar el proceso, violando el interés superior del niño, y claramente es un hecho que perjudica al menor en su integridad y estabilidad mental. Además, la situación de arrebato se puede repetir incontables veces, ya que no es un hecho punible y no pasa de ser considerado una situación irregular dentro del Código de la Niñez y la Adolescencia,” señaló.

La abogada Rosana Vera es una de las profesionales del ámbito de la niñez que trabajan en el proyecto al que califica como una ley necesaria, para garantizar la protección total contra el arrebato parental. La profesional señaló que buscan evitar estos hechos que son muy comunes en nuestro país. “Las secuelas sicológicas que dejan en niños y adolescentes son muchas. La peor parte es que la víctima pasa por el proceso con total falta de apoyo, contención sicológica y emocional, una atención que recibida a tiempo cambiaría la vida de estos niños y adolescentes que son despojados de sus hogares”, mencionó la abogada.


El abogado penalista y ex viceministro de Justicia, Raúl Caballero, detalló que actualmente el arrebato no se establece como una figura sobre la cual haya alguna sanción o consecuencia. “La proposición de la pena merece un tratamiento más integral, de acuerdo con la política criminal para cada momento en particular y que dependerá de la valoración legislativa en cada caso. Si se establece que será un delito, la pena será de hasta cinco años de privación de libertad o multa, y si supera los cinco años, será un crimen”, detalló.
Según Caballero, el proyecto se encuentra en etapa incipiente, pero ya se han realizado reuniones con exponentes del Ministerio de la Niñez y la Adolescencia para presentar un proyecto integral y multidisciplinario que envuelva a sicólogos y trabajadores sociales.//UH