El milagro de la vida

La mamá de Vivian Paredes, la niña asesinada por agentes de la Senad en 2016, dio a luz hoy a mellizos. “Después de todo lo que pasó, ahora estamos respirando nuevamente”, expresó el padre, quien siguió pidiendo justicia por el crimen.

Una niña y un niño le devolvieron la alegría a la familia Paredes esta mañana. Los pequeños son hermanos de Vivian Paredes Zanotti, la nena de 3 años que fue asesinada en el 2016 por agentes de la Senad. “Mi señora y yo podemos decir que Dios existe y Dios es grande. Después de todo lo que pasó, ahora estamos respirando nuevamente”, expresó Miguel Paredes, el dichoso padre.

A las 7:20 nacieron Milagros y Antonio, quienes gozan de muy buena salud y están rodeados de una alegría inmensa. “Realmente es una bendición muy grande para nosotros después de todo lo que pasamos”, expresó Miguel.

Según relató el padre, Vivian siempre les pedía un hermanito y hoy, gracias a ella, lograron ser padres nuevamente. “Solo pedía a Dios que nos dé una oportunidad de ser padres otra vez, porque nos quitaron a la persona que yo más amo en la vida. Ese dolor nunca se me va a terminar; es eterno para mí”, expresó.

Paredes, quien es oficial de la Policía Nacional, recordó el dolor inmenso que sintió cuando perdió a su hija. “Creo que nosotros no nos merecíamos esa tragedia. Mi hija no merecía terminar así. Inadaptados nos quitaron a nuestra pequeña”, lamentó.

Comentó que en un momento dado tocaron el fondo del abismo y sus vidas se convirtieron en puro dolor. “Después de lo que pasó no sabíamos más qué hacer. Traté de hacer muchas cosas malas por mí, pero nos arrodillamos ante Dios a pedir otra oportunidad. Ahora tengo por qué luchar. Daré mi vida por ellos”, expresó.

En cuanto al proceso judicial, indicó que por el momento cree que las cosas van bien, pese a que liberaron a dos de los agentes de la Senad que participaron del trágico procedimiento. “Eso lo que me tiene un poco molesto. Todos son culpables; todos estaban en el mismo grupo”, señaló al respecto.

El oficial, una vez más, clamó por justicia y que todos los implicados reciban la máxima pena. “No me van a devolver a mi hija ni con la pena de muerte, pero por lo menos que no quede impune, para que otra familia no vuelva a pasar por lo mismo”, manifestó.

El hecho ocurrió el 18 de junio de 2016. Agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) realizaron un procedimiento en busca de traficantes en Nueva Italia, pero terminaron acribillando el vehículo donde se encontraban Vivian, un tío suyo y sus abuelos. La pequeña recibió un impacto en la cabeza y su tío acusó tres balazos.

Por Abc Color

Deja un comentario