«La guerra cambió»: variante delta es tan contagiosa como la varicela

La variante delta del coronavirus se propaga tan fácilmente como la varicela, según un documento interno filtrado de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, referidos como CDC, de los Estados Unidos.

La variante delta del coronavirus parece causar una enfermedad más grave que las variantes anteriores y se propaga tan fácilmente como la varicela, según un documento federal de salud interno de Estados Unidos que sostiene que los funcionarios deben “reconocer que la guerra ha cambiado”.

El documento es una presentación de diapositivas interna de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, compartida dentro de los CDC y obtenida por The Washington Post. Captura la lucha de la principal agencia de salud pública del país para persuadir al público de que adopte medidas de vacunación y prevención, incluido el uso de mascarillas, a medida que aumentan los casos en los Estados Unidos y una nueva investigación sugiere que las personas vacunadas pueden propagar el virus.

El documento tiene una nota urgente, revelando que la agencia sabe que debe renovar su mensaje público para enfatizar la vacunación como la mejor defensa contra una variante tan contagiosa que actúa casi como un nuevo virus diferente, saltando de un objetivo a otro más rápidamente que el ébola o el virus del resfriado común.

Cita una combinación de datos obtenidos recientemente y aún no publicados de investigaciones de brotes y estudios externos que muestran que los individuos vacunados infectados con delta pueden transmitir el virus con la misma facilidad que los que no están vacunados. Las personas vacunadas infectadas con delta tienen cargas virales mensurables similares a las que no están vacunadas y están infectadas con la variante.

“Terminé de leerlo significativamente más preocupado que cuando comencé”, escribió en un correo electrónico Robert Wachter, presidente del Departamento de Medicina de la Universidad de California en San Francisco.

Los científicos de los CDC estaban tan alarmados por la nueva investigación que la agencia a principios de esta semana cambió significativamente la guía para las personas vacunadas incluso antes de hacer públicos los nuevos datos.

Los datos y estudios citados en el documento desempeñaron un papel clave en las recomendaciones renovadas que exigen que todos, vacunados o no, usen tapabocas en interiores y en entornos públicos en ciertas circunstancias, dijo un funcionario de salud federal. Ese funcionario le dijo a The Post que los datos se publicarán en su totalidad el viernes. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, informó en privado a los miembros del Congreso el jueves, basándose en gran parte en el material del documento.

Una de las diapositivas indica que existe un mayor riesgo entre los grupos de mayor edad de hospitalización y muerte en comparación con las personas más jóvenes, independientemente del estado de vacunación. Otro estima que hay 35.000 infecciones sintomáticas por semana entre 162 millones de estadounidenses vacunados.

El documento describe los “desafíos de comunicación” alimentados por casos en personas vacunadas, incluidas las preocupaciones de los departamentos de salud locales sobre si las vacunas contra el coronavirus siguen siendo efectivas y un “público convencido de que las vacunas ya no funcionan o se necesitan dosis de refuerzo”.

La presentación destaca la abrumadora tarea que enfrenta el CDC. Debe continuar enfatizando la eficacia probada de las vacunas para prevenir enfermedades graves y la muerte, reconociendo al mismo tiempo que las infecciones de avance más leves pueden no ser tan raras después de todo, y que los individuos vacunados están transmitiendo el virus. La agencia debe mover los postes de la meta del éxito a la vista del público.//HoyDigital