La experiencia con el Papa en Chile fue llena de alegría y paz

SAN JUAN BAUTISTA. El obispo de Misiones y Ñeembucú, monseñor Pedro Collar Noguera, señaló que su experiencia eclesial en Chile, durante la visita del papa Francisco, fue llena de esperanza, alegría y paz.
“Fue una experiencia eclesial de compartir, de orar juntos con los pastores y sobre todo estar con el vicario de Cristo que tanto afecto tiene a nuestro país”, dijo el obispo, al tiempo de señalar que el papa Francisco envió su bendición a Paraguay.

Monseñor Collar Noguera participó en representación de la Iglesia paraguaya, a pedido del presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), monseñor Edmundo Valenzuela.

El obispo de San Juan Bautista de las Misiones recordó que fue recibido por el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, monseñor Santiago Silva Retamales, y también el cardenal Ricardo Ezzati Andrello, Salesiano de Don Bosco Metropolitana de Chile.

“Cuatro fueron los momentos en que pude compartir la visita del papa Francisco”, dijo monseñor Collar. Mencionó que primero estuvo en la eucaristía celebrada en la plaza O’Higgins, después en el encuentro con los sacerdotes, religiosos, religiosas, consagrados y seminaristas en la Catedral; en el encuentro con los jóvenes en el Santuario de Maipú y en la misa celebrada en Campus Lobito de Iquique.

Añadió que en dos momentos pudo saludar al Papa: en la catedral de Santiago y en Iquique.

«En todos los encuentros he visto al Papa de la alegría, de la esperanza, de la misericordia, en sintonía con la gente». Explicó que el Papa como vicario de Cristo es un mensajero de la paz y que como pastor trajo su alegría, esperanza, ánimo y amor. Durante su visita marca el rumbo de la Iglesia de tener apertura, acompañar a los pobres, compartir con los fieles, dar consuelo y difundir la palabra de Dios.

Fuente: Abc Color

Deja un comentario