Nuevas lluvias agravan el panorama en Ñeembucú

PILAR. Nuevas precipitaciones registradas agravan el panorama en el departamento de Ñeembucú. Asimismo los ríos Paraná y Paraguay continúan en ascenso en la zona sur de la región.
La precaria red vial que sufre el impacto de las lluvias y la riada ha dejado aisladas a varias poblaciones del sur y obligó al traslado de centenares de familias que viven en la zona ribereña. Igualmente, el fenómeno climático ya ha impactado negativamente en el sector productivo de la zona.

En la capital departamental, las lluvias registradas en la mañana de hoy anegaron nuevamente los sectores bajos de Pilar, generando el malestar de los vecinos. El barrio más afectado por las precipitaciones es Ytororó que también sufre el desborde del arroyo San Lorenzo.

Esta mañana, 30 familias fueron trasladas a las instalaciones de la Universidad Nacional de Pilar, donde permanecerán hasta que las condiciones climáticas permitan el regreso a sus hogares. Los vecinos damnificados lamentan haber perdido gran parte de sus pertenencias, ya que de manera sorpresiva el agua de lluvia invadió las casas. En el sector norte de la ciudad, varias familias debieron abandonar sus viviendas, ubicándose en el Polideportivo municipal y en casas de familiares y vecinos.

Las familias evacuadas recibirán asistencia alimentaria a través de ollas populares, organizadas por la municipalidad.

El intendente de Pilar, Alfredo Stete (ANR), indicó que las motobombas ubicadas en los muros de contención están siendo objeto de una verificación técnica por parte de especialistas enviados por la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN). Aclaró que todas las máquinas se encuentran en funcionamiento.

Por otra parte, llamó a las autoridades de la gobernación a trabajar conjuntamente y dejar de lado la politiquería que en estos momentos no trae ningún beneficio a la comunidad. Manifestó que se debe volver a trabajar con el espíritu de la gran inundación, cuando todos los pilarenses se unieron sin distinción de banderías políticas, ni creencias religiosas.

También funcionarios de la SEN llegaron para la evalucación de daños en el departamento y posteriormente iniciar la asistencia a las familias damnificadas por lluvia y crecida de los ríos.

AGUA LIBERADA POR REPRESA IRÁ EN DESCENSO

El ingeniero Gabino Fernández, de la Entidad Binacional Yacyretá, indicó que el agua liberada por la represa llegó a su nivel máximo (28 mil metros cúbicos) el lunes pasado e irá en paulatino descenso, lo que significará un alivio para las poblaciones de la ribera del Paraná en los próximos días.

Por Clide Martínez, corresponsal de Abc Color

Deja un comentario