Mazzoleni no descarta “poner freno” a flexibilizacion de cuarentena por insumos rechazados

El inicio de la cuarentena inteligente podría verse afectado por la problemática en torno a la devolución de insumos médicos por parte del Ministerio de Salud. El ministro Julio Mazzoleni afirmó que si es necesario se aplicará “un freno de mano” a la medida.
Ante los nuevos problemas que surgen en cuestiones de provisión de insumos médicos y las denuncias de supuestas irregularidades, la cuarentena inteligente, cuyo inicio está marcado para el lunes, podría ser prorrogada si así lo determinase el Ministerio de Salud.

El titular de la cartera sanitaria, Julio Mazzoleni, aclaró este miércoles a los medios de prensa que de momento todo está “dentro del plazo”; sin embargo, no descartó un posible cambio en los planes.

“La cuarentena se llama inteligente porque nos permite no solamente tomar todos los recaudos para aplicar algunas libertades, sino también porque nos permite movilizarnos para adelante, atrás o plantarnos según sea necesario”, expresó Mazzoleni.

A lo que reforzó asegurando que “si hace falta un freno de mano por esta o cualquier otra razón, se aplicará”. precisó.

En ese sentido, señaló además que la cartera también se encuentra distribuyendo otros equipamientos, adquiridos en compras anteriores. Recalcó a la par que están en proceso de adjudicación otros 142 ítems que fueron licitados.

“Sin duda este era un proceso interesante porque nos permitía tener un colchón (los insumos rechazados). Igualmente, nosotros estamos distribuyendo de manera fluida a partir de otras compras que hemos hecho”, remarcó.

La convocatoria, desarrollada en el Parque Sanitario de Medicamentos, se dio también a los efectos de aclarar las dudas generadas en torno a la licitación de los insumos que desembarcaron el pasado 18 de abril.

El secretario de Estado reiteró nuevamente que “no existe sobrefacturación”, pero admitió la falta de cumplimiento en los requerimientos técnicos y documentales por parte de las empresas proveedoras.

“Quiero dejar bien en claro que todos los ítems estaban por debajo o en el precio de referencia. No hay ninguna sobrefacturación, muy por el contrario, los precios adjudicados estaban dentro del rango en ese momento”, argumentó.

Explicó que durante el proceso de verificación de la documentación y especificaciones técnicas se constataron la falta de cumplimiento en algunos lotes, todos proveídos por las empresas Insumos Médicos SA y Eurotec SA.

Entre los incumplimientos citó, por ejemplo, que el tejido requerido para las batas está por debajo del nivel solicitado por Salud y que las suturas no son las adecuadas.

Así mismo, mencionó que las mascarillas cumplen con las especificaciones técnicas, pero no así con las reglas de documentación, debido a un problema de la marca.

“Las camas están con las empresas, no son nuestras porque todavía no fueron aceptadas por el Ministerio de Salud”, agregó respecto a la situación de este equipamiento.

El primer lote llegado de China
Las primeras compras que realizó Salud corresponden a 40.000 protectores faciales, 30.000 protectores oculares, 6 millones de mascarillas quirúrgicas, 160.000 trajes de protección biológica, 1.700.000 máscaras N95 y 50 camas hospitalarias.

En una primera entrega se adquirieron 12.000 protectores faciales, 9.000 protectores oculares, 1.800.000 mascarillas quirúrgicas, 48.000 trajes de protección biológica, 510.000 máscaras N95 y 15 camas hospitalarias.

No obstante, la segunda carga fue rechazada por el Ministerio de Salud por no cumplir con las cuestiones técnicas. La cartera sanitaria ya abonó el 20% del monto total del lote.

Legisladores también presentaron una denuncia contra la empresa Imedic (Insumos Médicos SA), ya que existen indicios de que medicamentos ingresaron al Paraguay (desde India) con autorización falsa.

Los datos apuntan que aparentemente Imedic adquirió insumos de parte de la empresa Genex Pharma, no fueron fiscalizados y tuvieron canal verde en Aduanas, por lo cual no existió fiscalización.

Fuente: UH