En la Penitenciaría Regional de Misiones no hay combustible

Increíblemente, ayer se suspendió un juicio oral sobre un caso de supuesto homicidio, que debió llevarse acabo en Paraguari, porque, la mujer, acusada de haber asesinado a su marido con un mazo, no pudo ser trasladada de la cárcel de Misiones por falta de combustible.

Según informo Abc Color, el juicio oral que debía iniciarse ayer en Paraguarí contra Silvia Mercedes Vera de Vera (57), acusada del asesinato de su esposo, Jesús María “Tuti” Vera Rojas (35), fue suspendido porque el móvil que iba a trasladarla desde la penitenciaría de Misiones se quedó sin combustible.

La sede del Poder Judicial del Departamento de Paraguarí, situada en la ciudad del mismo nombre. donde debió iniciarse ayer el juicio oral contra la mujer acusada de matar a su marido.

La encausada Silvia Mercedes Vera de Vera, junto a su marido y supuesta víctima, Jesús María “Tuti” Vera, asesinado en 2017. El director de la Penitenciaría Regional de Misiones, Ramón Caballero Benítez, informó ayer que no iba a poder trasladar a Silvia Mercedes Vera de Vera (57) para el inicio del juicio oral en su contra, que estaba fijado para ayer y hoy. La mujer está imputada por el homicidio doloso de su esposo, Jesús María Vera Rojas (35).

El Tribunal de Sentencia conformado por Jorge Giménez como presidente y los miembros Gerardo Ruiz Díaz y Hugo Ríos tenía programado iniciar el juicio oral sobre el caso, que ocurrió el 27 de abril de 2017, en el barrio San Roque de Carapeguá.

En la ocasión, la mujer habría asesinado a su esposo con un mazo de hierro de unos 10 kilos. Pero esta diligencia fue suspendida porque la imputada no pudo ser llevada por falta de combustible, manifestó el presidente del Tribunal de Sentencia.

Según los antecedentes, Jesús María Vera Rojas fue presumiblemente atacado por su esposa mientras dormía. Supuestamente ello ocurrió porque era atormentada por los celos, atendiendo a que su marido era unos 20 años más joven, y este, cansado de la situación, habría manifestado a su mujer que la dejaría y le propuso incluso divorciarse.

El día que ocurrió el asesinato, la mujer había llegado a las 5:00 aproximadamente acompañada de su hermano Miguel Vera (48) hasta la comisaría 5ª de Carapeguá, donde la sospechosa denunció que su marido, herrero de profesión, había llegado en aparente ebriedad a la casa y sin razón se abalanzó sobre ella con un cuchillo con el que le aplicó algunas heridas.

De acuerdo con su declaración, ella asestó varios mazazos que le rompieron el cráneo a su esposo, y unas 10 puñaladas en el pecho.

El ataque acabó con la vida de Tuti, como conocían al herrero del barrio San Roque de Carapeguá.

El hombre falleció a causa del fuerte golpe que sufrió en la cabeza, lo que le produjo el desprendimiento de la masa encefálica. Las cuchilladas en el pecho fueron posteriores a la muerte, explicaron los intervinientes.