El director de la Penitenciaria de Misiones Nelson Caballero, también tiene que irse

Sobre su administración penitenciaria pesa unas series de irregularidades y el malestar dirigencial colorada, que en nada favorece al Gobierno. De Caballero, se le fugó de un hospital, un interno, quien recibía asistencia médica pero sin custodio, trasladó a diez reos peligrosos, ocho eran del clan Rotela, y dos del PCC, estos dos últimos, casi fueron asesinados dentro del vehículo en el cual se desplazaban.

No solo el ministro J.J. Rios tiene que irse, el sistema penitenciario urge de cambios lineales, en ese orden, existen suficientes elementos para que la estructura penitenciaria de Misiones sea renovada, su director, Nelson Caballero, no ha demostrado idoneidad en el cargo, y no es por maldad, al contrario, es cuestión de estado, a lo mejor su lugar esta en otra institución, donde pueda desempeñarse mejor y destacarse como funcionario ”público”, también es de grande pedir cambio, lo han demostrado grandes jugadores de fútbol, Cristiano Ronaldo si está lesionado, pide cambio, y Nelson Caballero está lesionado, si quiere seguir jugando, deberá someterse a una recuperación.

El mencionado malestar, es la expresión de varios dirigentes colorados de Misiones, quienes analizaron desde el punto de vista partidario y principalmente movimentista, ya que el mismo, (Caballero) fue designado gracias a una coyuntura política de la mano de Añeteté, que en nada se ve favorecido con su presencia en ese espacio, aunque dicen, que más bien su designación fue orden del senador Enrique Bacchetta, lo que enerva más a los propios misioneros, ya que su designación, no fue producto de un consenso dirigencial departamental.

Además, se suman las series de irregularidades producto de su endeble administración penitenciaria, lo más grave que hace unos días, evidenció tal situación, es que fueron traslados en un mismo vehículo, diez peligrosos reos, miembros de dos grupos criminales, ocho eran del clan Rotela y dos del PCC, en menos de 40 kilómetros, ”trayecto San Juan Bautista-San Ignacio” casi fueron ultimados con arma blanca, los dos miembros del PCC.

Es inadmisible el ”error”, nadie entiende como es que se dio orden a que miembros de dos grupos criminales considerados enemigos, fueran trasladados en un mismo vehículo.

También, un preso, quien recibía asistencia médica en un hospital de Itacurubí, trasladado desde la Penitenciaria de Misiones, se fugó al no tener custodia policial, aunque luego fue recapturado, ya que el mismo, dependía de ciertos medicamentos, por el cual no podía estar lejos mucho tiempo de un hospital.

Si el Gobierno de Mario Abdo Benitez quiere mejorar la salud penitenciaria, si el Partido Colorado pretende fortalecerse en Misiones, deben darse ciertos cambios, pero de manera urgente.