Abuelo caminó cuatro horas para cumplir su promesa a la Virgen de Caacupé

Un abuelo de 77 años oriundo de la ciudad de Luque caminó durante cuatro horas desde la ciudad de Ypacaraí hasta la Basílica de Caaacupé para pagar su promesa a la Virgen de los Milagros por haberle devuelto la vista.
A sus 77 años, don Gerardo Vera, caminó desde el peaje de Ypacaraí para pagar su promesa a la Virgen de Caacupé.

Cargando un bolsón y utilizando un sombrero para protegerse del calor, don Gerardo Vera, de 77 años, salió este jueves desde el barrio Marín Ka’aguy de la ciudad de Luque y emprendió viaje hasta el Departamento de Cordillera para pagar su promesa a la Virgen de Caacupé.

Alrededor de las 8.00 llegó en transporte público al peaje de Ypacaraí y desde ahí caminó alrededor de cuatro horas hasta la Basílica Menor.

El abuelo contó que este año tuvo un problema en el ojo izquierdo, que dañó su vista. Siguió su tratamiento en el Hospital Militar, en Asunción, donde los médicos le manifestaron que debía operarse.

Sin embargo, don Gerardo no quiso someterse a una cirugía y se aferró a la oración, encomendándose a la Virgen. Con el tiempo, su visión mejoró y él lo atribuye a un milagro.

Don Gerardo Vera fue hasta el Tupãsy Ykuá para refrescarse tras su larga caminata. Mary Glezcu.
“Se infectó todo mi ojo, me hicieron muchos análisis y me dijeron que me tenía que operar, yo no quería. Entonces, recé a la Virgen de Caacupé y le prometí que iba a caminar desde Ypacaraí si recuperaba la vista, y así hice”, contó entre sonrisas y con la voz cansada don Vera.

Dijo que trabaja en la chacra en la ciudad de Luque en donde vive solo ya que sus cinco hijos viven en Argentina.

“No me falta nada, trabajo en la chacra, tengo animales y cobro mi sueldo de la tercera edad y de eso me mantengo”, refirió a Última Hora.

Don Gerardo fue hasta el Tupãsy Ykuá a refrescarse un poco con agua de la Virgen de los Milagros para emprender nuevamente viaje hasta la ciudad de Luque.

“Voy a comprar chipa Caacupé para recordarme de mi viaje”, dijo entre risas y se retiró feliz de la Villa Serrana tras haber pagado su promesa.

Una gran cantidad de feligreses ya se encuentra en la ciudad de Caacupé para visitar a la patrona de los paraguayos, cuyo día se celebrará este sábado 8 de diciembre.

La tradición es peregrinar hasta la Basílica Menor de Caacupé para pagar una promesa a la Virgen por su ayuda para superar algún obstáculo.

Fuente: Ultima Hora

Leave a Comment